Isla de La Palma: ‘el Infinito en la Palma de tu Mano’ #escuchalapalma

Hace unos días os contaba aquí mi satisfactoria experiencia gastronómica en la Isla de La Palma durante el blogtrip #escuchalapalma, una experiencia que tuve la oportunidad de disfrutar hace unas semanas.

Si vuestro destino turístico para estas vacaciones es la Isla de La Palma y os apasiona la naturaleza, estáis de suerte porque La Palma cuenta con infinidad de recursos naturales que la han hecho merecedora de la declaración de Reserva Mundial de la Biosfera.

Uno de sus atractivos fundamentales es el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, formado por varias erupciones volcánicas, que originan lo que se conoce como calderas volcánicas. Si hacéis una excursión al Parque os recomiendo visitar lugares como el Roque de los Muchachos, con unas vistas impresionantes; o la cumbrecita.

La Caldera de Taburiente ocupa gran parte de la isla, así que podéis dedicarle un par de días como mínimo a recorrerlo y disfrutar de su peculiar entorno.

Y si aceptáis mi consejo, creo que debéis dedicar un día a hacer alguno de sus senderos. Yo hice el de los Brecitos hasta  el Barranco de las Angustias. Son unos 18 km pasando por lugares increíbles como la Playa de Taburiente,  la Cascada de Colores, un salto de agua -en cuyo muro se formó entre el musgo y las aguas ricas en hierro una paleta de colores de lo más original-  pasando por frondosos bosques de pino canario y laurisilva.

Acampada en el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente cuenta una zona de acampada, donde puedes quedarte previa solicitud.

Desde la zona de acampada, el segundo tramo del parque se torna más dificultoso. No en vano es es conocido como la Cuesta del Reventón. Para acceder al Parque y hacer las rutas debes consultar toda la información en su web.

Si hay otro lugar en la Isla de La Palma que no debes perderte ese es el Bosque de los Tilos. Nosotros hicimos un breve y espectacular paseo, desde el centro de visitantes hacia una de las cascadas, pasando por uno de los túneles que hay durante el recorrido y viendo como baja el agua de los nacientes, guiada por canales.

Otro descubrimiento durante nuestro viaje a la Isla de La Palma fue el Pinar del Pilar conocido también como Los Arenales. En Los Arenales una extensión enorme de granos de lava forma un paisaje espectacular. Fue allí donde aprovechamos para hacer otra de las dinamicas del blogtrip #escuchalapalma, que consistía en que nos bajaban de los coches y teníamos que imaginar el paisaje. Sin duda, toda una experiencia fascinante.

Isla de La Palma: la gran colección de recuerdos viajeros

Hay que reservar muchos huecos en la agenda porque la Isla de La Palma tiene infinidad de lugares impresionantes que deben volver contigo en tu memoria del viaje.

Si podéis no dejéis de visitar el volcán  de San Antonio, en el Municipio de Fuencaliente. Este enclave os proporcionará unas vistas impresionantes , tanto del volcán como del Faro de Fuencaliente  y del valle, salpicado por numerosos viñedos.

Justo desde aquí, también se pueden contemplar las Salinas de Fuencaliente. Ese fue nuestro próximo lugar de avituallamiento. Nos fuimos a comer al restaurante Jardín de la Sal, en las mismas Salinas. Un espacio culinario altamente recomendable. Visitadlo si tenéis ocasión porque también hay que coleccionar recuerdos gustativos.

La Isla de la Palma: baila con el mar

Uno de los paisajes que más me impresionó durante mi estancia en la Isla de La Palma –imagino que por mi vinculación con el mar- fue la Playa de Nogales. El entorno de este arenal es único. La playa está en el fondo de una pared de roca y es muy estrecha y con un acceso difícil, pero las dificultades se ven compensadas con la belleza del lugar. No dejéis de ir porque estoy seguro de que os va a impresionar tanto o más que a mí.

Si también coleccionáis atardeceres tenéis que visitar la playa de Echentive. Es preciosa para ver la puesta de sol y –aunque algo incómoda para el baño por su superficie de cantos rodados- merece la pena la visita. Y además, esconde tesoros porque -os cuento un secreto- hay unas pozas, que tendréis que buscar para descubrir que esta playa se debe de parecer bastante al paraíso.

Mi hotel estaba en la zona de los Cancajos, justo al lado de la playa. El restaurante tenía vistas al mar y cada mañana podía ver amanecer. Como podéis ver en alguna de las fotos, parecía un cuento.

Si os gusta  ver estrellas, La Palma es uno de los mejores lugares para hacerlo, ya que tiene muy poca contaminación lumínica. Es un espectáculo. Además cuenta con varias empresas que os pueden guiar, y aconsejar, como la de Cielos de la Palma.

Como habéis podido leer a lo largo de este post, la Isla de La Palma os ofrece gran variedad de planes para hacer y dejaros llevar, disfrutar de la naturaleza, la gastronomía, el descanso y la cultura.

Y es que como en el poema de William Blake, la Isla de La Palma bien podría esconder el infinito:

“Para ver el mundo en un grano de arena,

Y el Cielo en una flor silvestre,

Abarca el infinito en la palma de tu mano

Y la eternidad en una hora”.

Mas info de La Palma en la web de Patronato de Turismo

Author: Alberto

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *